CALL USA NOW: 305-350-NUSA (6872)
  • 701 Brickell Avenue, Suite #850, Miami, Florida 33131, USA

Caso Precedente para las Visas L-1A

Como siempre es nuestro deseo que nuestros lectores y clientes esten al dia con los cambios y precedentes en la ley de Inmigracion.  Este pasado 14 de Abril  en el caso Matter of  Z-A Inc., la Oficina Administrativa de Apelaciones del Servicio de Inmigracion (USCIS) adoptó una decisión que termina siendo precedente para todas las oficinas y oficiales de Inmigracion.

En consecuencia, esta decisión adoptada establece la orientación normativa que se aplica a todos los empleados del Servicio de Inmigracion y Ciudadania de los Estados Unidos (USCIS) y el personal de USCIS donde están obligados a seguir el razonamiento de esta decisión en casos similares.

En este caso la oficina de apelaciones aclara que, para determinar si el beneficiario de una clasificación de no inmigrante L-1A gestionará principalmente una función esencial, los oficiales del USCIS deben equilibrar todos los factores relevantes, incluyendo, los pertinentes en el presente caso, la evidencia del papel del beneficiario dentro de la organización internacional que incluiría su función en la casa matriz y en la sucursal, subsidiaria o filial.

Para determinar si los deberes del trabajo de un beneficiario serán principalmente de naturaleza administrativa, un oficial de Inmigracion considerará la totalidad del expediente y considerara todos los factores pertinentes, entre ellas: la naturaleza y alcance del negocio del peticionario; la estructura organizativa de la compañía peticionaria, categorías de personal, y la posición del beneficiario dentro de la organización del peticionario; el alcance de la autoridad del beneficiario; el trabajo realizado por otros miembros del personal de la organización del peticionario, incluyendo si esos empleados eximen al beneficiario de la realización de tareas operativas y administrativas; y demás factores que contribuyan a la comprensión del papel real de un beneficiario en la compañía.

Cuando el nivel de calificación del personal se considera en la determinación de que si un individuo actuará como un manager, un oficial de inmigración también debe tener en cuenta las pruebas pertinentes relativo a las necesidades razonables de la organización en su conjunto, incluidas las entidades relacionadas dentro de la “organización clasificatoria”, tomando en consideración el propósito y la etapa de desarrollo global de la organización.

Capacidad Gerencia

La definición de “capacidad de gerente” en la sección 101 (a) (44) (A) (ii) de la Ley se refiere tanto para “los responsables de personal”(Gerentes) y “gestores de una función”. Los gerentes deben supervisar y controlar primordialmente el trabajo de otros empleados supervisores, profesionales o de gestión, mientras que los gerentes de función debe gestionar ante todo una función esencial dentro de la organización.

Al examinar la capacidad de gestión de un beneficiario, uno tiene que fijar primero en la descripción de la peticionaria las funciones de trabajo. Un peticionario que afirma que el beneficiario califica como un gerente funcional debe identificar la función esencial y describir en detalle los “servicios” o deberes del trabajo a realizar en la gestión de esa función. Ver 8 C.F.R. § 214.2(l)(3(ii).

Después de examinar la descripción de la peticionaria de las funciones y servicios de trabajo a desarrollar por el beneficiario, el siguiente paso es determinar si esas funciones serán principalmente de gestión en la naturaleza. Al hacerlo, debemos tener en cuenta la totalidad de tarea y sopesar todos los factores pertinentes, entre ellas: la naturaleza y alcance del negocio del peticionario; la estructura organizativa de la peticionaria, categorías de personal, y la posición del beneficiario dentro de la organización del peticionario; el alcance de la autoridad del beneficiario; el trabajo realizado por otros gerentes dentro de la peticionaria organización, incluyendo si esos empleados eximen al beneficiario de la realización de tareas operativas y administrativas; y cualquier otro factor que contribuya a la comprensión de los derechos y el papel real del beneficiario en el negocio.

En última instancia, debemos determinar si el peticionario ha demostrado que el beneficiario se encargará de gerencia, en oposición a realizar, la función esencial. Mientras que un administrador de la función L-1A puede usar su experiencia empresarial para llevar a cabo algunas tareas operativas o administrativas, él o ella debe administrar principalmente una función esencial.  Las tareas de un L-1A empleado deben ser principalmente en el nivel directivo o ejecutivo. Un empleado que realiza principalmente las tareas necesarias para producir un producto o prestación de servicios no se considera para ser empleado en calidad de directivo o ejecutivo.

Por último, cuando los niveles de dotación de personal se consideran en la determinación de si un individuo actuará como gerente, también debemos tener en cuenta las pruebas pertinentes en el registro relativo a las necesidades razonables de la organización en su conjunto, incluidas las entidades relacionadas dentro de los “qualifying entities” tomando en consideración el propósito y la etapa del desarrollo general de la organización. Vea la sección 101 (a) (44) (C) de la Ley de Inmigración.  Dado que el Congreso creó esta clasificación de visa para eliminar el problema que enfrentan las empresas estadounidenses que tienen oficinas en el extranjero en la transferencia de personal clave libremente dentro de la organización, “es razonable que un peticionario afirma que las necesidades de la organización incluyen los de sus componentes relacionadas en el extranjero. Para apoyar este tipo de petición, el peticionario tiene la responsabilidad de presentar material probatorio para establecer las necesidades de personal razonables de la organización y cómo esas necesidades son importante para determinar si el beneficiario actuará como gerente.

En este caso en particular (Matter of  Z-A Inc) el peticionario era una compañía Japonesa que tenía solo 2 empleados en USA y el gerente que fue trasladado gerencia 6 empleados en Japón.  Inmigración a principio denegó el caso porque alego que la empresa sucursal americano no tenía la estructura suficiente para sostener un empleado gerencial en USA.  La corte de apelación afirmo que por la estructura de la empresa en USA y Japón que si el gerente cumplía con su papel de ser gerente.

Lo importante de esta decisión es que cuando analizamos un caso potencial de L-1 tenemos que tomar en cuenta la estructura de no solo la empresa en Estados Unidos si no también la estructura que incluye la empresa casa matriz.

Atentamente,

Negocios en USA

Deja un comentario

Cerrar menú